La maldición de Tutankamon – Crisis en Egipto 2011

Una catástrofe. Ése es el legado que Mohamed Hosni Mubarak lega a sus “hijos e hijas”. Tras 29 años, 3 meses y 27 días de dictadura deja una nación corrupta, en el que no se respetan las leyes, con un Gobierno inefectivo en el que los propios ciudadanos no creen, conscientes como son de que lo que mueve al país es la corrupción. Unos ciudadanos pobres hasta los tuétanos y poco educados.

Empecemos por lo básico. La esperanza de vida media en Egipto es de 70 años frente a 81,1 años en España, 78,4 en EEUU o, en la región, 72 en Jordania y 81 en Israel. No está mal del todo. Pero Egipto en materia de educación: un país con una tasa de analfabetismo espectacular, del 34% Claro que Marruecos, con un pavoroso 44% de analfabetismo, es una bomba de tiempo que no tardara en explotar.

Continuemos por algo más básico aún: la renta per capita. Los egipcios son pobres de solemnidad (tienen asegurado el cielo, las vueltas que da la vida no estos que fueron Dioses y nos construyeron esos monumentos que han evitado que nos invadan los extraterrestres. 🙂 ): su PIB per capita es de 2.070 dólares; el de los jordanos, casi el doble: 3.980 dólares; los marroquíes quedan en medio, con 2.770 dólares. Como referencia, España tiene 31.880 y EEUU, 45.640.

Con semejantes condicionantes, no es de extrañar que Egipto ocupe el puesto 101 en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU, por delante de Marruecos, pero por detrás de Jordania.

Siguiente punto: las relaciones entre el sector público y el sector privado. El ‘Doing Business Report’, del Banco Mundial, sitúa a Egipto en la posición número 84, de los 183 países que analiza, en cuanto a “facilidad para hacer negocios”, por delante de Jordania (el 111), y de Marruecos (el 114). Éste es, sin embargo, un estudio problemático. Muchos no aceptan, por ejemplo, que España tenga menor apertura que México. Porque una cosa es el marco regulatorio y otra cosa la facilidad para operar una empresa en un país en el que el año pasado hubo 11.000 asesinatos (claro que, por la misma regla de tres, no hay que olvidar que en EEUU hubo 15.000 homicidios).

La relación entre el sector privado y el público nos lleva a otra cuestión clave: la corrupción. Según la ONG Transparency International, los egipcios tienen un pésimo concepto de la limpieza de sus autoridades. En una escala de 0 a 10, en la que la cifra más baja significa corrupción total, y la más alta ausencia de ella, dan a su país un suspenso total del 3,1, similar al 3,4 de Marruecos y peor que el 4,5 de Jordania.

El Estado egipcio está tremendamente por debajo de la media mundial en cuanto a responsabilidad ante sus ciudadanos, capacidad de atender sus demandas y de reflejar sus opiniones (lo que podríamos traducir como ‘accountability’). De hecho, en ese apartado le superan claramente Marruecos y Jordania.

También es un Estado marcado por la inestabilidad política (de nuevo por detrás de los otros dos países en los que he basado esta comparación), lo que confirma que a menudo las dictaduras son más frágiles que las democracias. El control de la corrupción, la calidad del sistema regulatorio, y la efectividad del Gobierno son un poco mejores, pero todavía dejan a Egipto por debajo de la media. Egipto sólo supera el 50% inferior—y por los pelos—en aplicación de las leyes. Y es la única categoría en la que al menos gana a Marruecos.

La consecuencia: Mubarak ha sido un mal sujeto para su propio pueblo y Hassan II y Mohamed VI y …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: